martes 30 de noviembre de 2021    | Nubes dispersas 28.3ºc | Merlo, San Luis

Analisis

Lo que dejaron las elecciones en Villa de Merlo y el departamento Junín

lunes 22 de noviembre de 2021
Lo que dejaron las elecciones en Villa de Merlo y el departamento Junín

El domingo de las elecciones legislativas hubo por la noche dos festejos paralelos en Villa de Merlo. Por un lado, “Unidos por San Luis”, el frente electoral que lideró el senador Nacional, Claudio Poggi, -ahora electo como diputado Nacional- festejó el triunfo de la lista de concejales en Villa de Merlo, que coronó como nuevos ediles a Angela Ventura y Jorge Cornejo. La lista del poggismo obtuvo 4.137 votos (34,02%), impulsada por el arrastre de votos que el propio Poggi generó desde su candidatura a diputado Nacional.  Ese impulso electoral también posibilitó que en el departamento Junín Unidos por San Luis se ubique segundo y, por lo tanto, a partir del 10 de diciembre la exconcejala, Gabriela Mancilla será diputada provincial. Unidos por San Luis sumó en Junín 6.384 votos (32%).  

Con los resultados del 14 de noviembre, los seguidores de Claudio Poggi serán la primera minoría en el Concejo Deliberante de Villa de Merlo. El bloque de concejales estará conformado por los electos Ventura y Cornejo, que se sumarán a la bancada ya conformada por los actuales concejales, Patricia Morandé y Carlos Almena (PRO) que doce días antes de las elecciones rompieron el acuerdo legislativo local con la UCR, enojados por las ofensas a Poggi , según manifestaron, y formaron el nuevo bloque. Se menciona con insistencia que a partir del 10 de diciembre Morandé o Almena podrían ocupar la presidencia del cuerpo legislativo local, claro está, si construye la mayoría de votos necesaria para esa posibilidad.

El peronismo de Villa de Merlo y el departamento Junín, también tuvo motivo para festejar. En la categoría a concejales sumó 3.881 votos (32%) y quedó a escasos 250 votos de Unidos por San Luis. Con ese porcentaje, resultaron electos Virginia Morales y el actual edil, Gastón Fonseca.  Esos dos nombres van a jurar el 10 de diciembre y serán parte del bloque de concejales de Fuerza San Luis junto a Mariano González. Serán tres los ediles que tenga el peronismo en el concejo de Villa de Merlo. La elección de esa fuerza política en Merlo y Junín se recostó sobre la experiencia de la exintendenta, Gloria Petrino, que en tándem con el concejal Fonseca, se pusieron la campaña al hombro. El inicio no fue el mejor, porque desde adentro del frente electoral se debió enfrentar a los propios tiros al pie. Sin embargo, superado esos días de campaña opacos, Petrino ordenó la tropa. En Merlo faltó muy poco para ganar la elección en concejales y en el departamento Junín Fuerza San Luis coronó a Petrino y Carlos Muñoz (Santa Rosa del Conlara) como diputados provinciales, con un triunfo por más de siete puntos en esa categoría sobre el poggismo. En Villa de Merlo, Fuerza San Luis logró reducir la distancia con Unidos por San Luis en diputados provinciales, y después ganó con comodidad en las otras localidades del departamento: Santa Rosa del Conlara, Carpintería, Los Molles, y parajes. La suma total dejó segundo a los candidatos de Poggi y muy lejos a Juntos por el Cambio.

La UCR merlina y Juntos por el Cambio sufrieron daños electorales directos y colaterales por la elección del 14 de noviembre. El intento del intendente, Juan Alvarez Pinto, y su equipo de “municipalizar” la elección fracasó. No porque no lo haya intentado. De hecho, el equipo de campaña de Juntos por el Cambio jugó en las calles y fuera de ellas esta elección casi como una ejecutiva. Y así quedó planteado, pero la elección venía por otro lado. La mayoría del electorado terminó por definir su voto desde la categoría de diputado nacional. La elección estaba “nacionalizada”, y ese concepto lo sabían tanto el poggismo como el peronismo. Lo tenían medido. Tan así fue, que la lista de concejales más difundida, promocionada, con carteles por todo Villa de Merlo, con hiperpresencia en redes y medios tradicionales, terminó tercera y muy lejos. Y esa lista fue la de Juntos por el Cambio. No había en el ánimo del electorado, por lo menos en la mayoría, una disposición a votar a concejales. La UCR de Merlo y Juntos por el Cambio, sumó un 21% de los votos y solo ingresará un concejal a partir del 10 de diciembre. Esa banca será para la actual edil, Ana Orlando o para Ezequiel Cuello.  La definición de quien la debe ocupar la debe decidir la Justicia Electoral. Es por la renuncia a tres días de la elección de quien era primero en la lista, el concejal Matías Herrera, que quedó envuelto en una polémica por su presencia “imprudente” en el escenario de un siniestro de tránsito que se llevó la vida de un joven de 27 años. Ese episodio sucedido una semana antes de las elecciones desacomodó la campaña de Juntos por el Cambio, en el momento que más ordenada debía estar.  

Los problemas en el Concejo Deliberante para el oficialismo local habían comenzado antes de las elecciones, cuando su bloque se partió, y tal cual se mencionó los ediles Morandé y Almena decidieron romper y formar bancada propia. A partir del 10 de diciembre, el intendente contará solo con tres concejales propios: Leo Rodriguez, Ana María Nicoletti y Ana Orlando o Ezequiel Cuello.  Tres sobre diez. Cuando inició su mandato, Alvarez Pinto contaba con seis ediles sobre diez. El resultado de la elección obligará al jefe comunal a un hiperdialogo con las otras fuerzas políticas y tal vez replantearse los vínculos con el gobierno provincial. ¿Se puede tomar el resultado como un castigo a su gestión? En términos asépticos alguien podría decir: el electorado no avaló su lista. Sin embargo, ya se sabe que las elecciones legislativas suelen ser parte de una coyuntura, que se aleja de las elecciones ejecutivas. Tal vez, lo que penaliza Alvarez Pinto y su equipo es la estrategia electoral que dejó hasta sin banca de diputada provincial a la concejal, Ana María Nicolleti, que sumó pocos votos en Merlo: 3.227 y menos en el resto del departamento, donde inclusive el debutante Frente Nuevo hizo mejor elección en algunas localidades que Juntos por el Cambio.

Para el intendente sí es un llamado de atención. Algunos funcionarios y funcionarias deberán ajustar el trato hacia sus empleados. No se puede tolerar ciertas formas de dirigirse hacia los empleados. También el gobierno municipal debería recuperar la mesura en determinadas acciones, un concepto siempre bien valorado por la ciudadanía y que los políticos de todos los sectores suelen dilapidar cuando llegan al poder. Después, se quejan cuando surgen los “outsider”, que hacen de la antipolítica su gen. El recato se debe sostener dentro y fuera. Siempre. Y el diálogo debe ser la fragua donde forjar la democracia. Villa de Merlo tendrá desde el  10 de diciembre un Concejo Deliberante que obligará a sus actores a construir sus consensos y mayorías.  ¿Quiénes serán capaces de articular la convivencia? Eso se verá en pocas semanas, mientras los más osados hacen cálculos para el 2023, para el que falta un siglo.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Más noticias
Últimas noticias