lunes 17 de junio de 2024    | Nubes 13.5ºc | Merlo, San Luis

Altas Cumbres

Avistamiento de cóndores en Traslasierra, un gran espectáculo natural

El cóndor despliega sus alas y deja ver su tamaño de más de 3 metros de ancho, en el Valle de Traslasierra. Allí, los prodigiosos ejemplares del ave suelen aparecer en escena en los bordes superiores del cañón de 800 metros de altura, en el kilómetro 60 de la Ruta 34 de las Altas Cumbres.
domingo 21 de mayo de 2023
Avistamiento de cóndores en Traslasierra, un gran espectáculo natural
Cóndor en vuelo. (Foto: La Nación)
Cóndor en vuelo. (Foto: La Nación)

Un cóndor a punto de aterrizar en la ladera de un cerro, cerca del Camino de las Altas Cumbres, Córdoba. Este momento parece replicar en detalle las emociones que el cóndor ofrece a sus admiradores en las cercanías. Parque Nacional Quebrada del Condorito en el sector sureste de la Pampa de Achala.

El balcón norte -pasando la Estación 10 del Centro de Visitantes- puede brindar la mejor perspectiva, aunque también aparecen dormideros de cóndores a lo largo de toda la pared de la quebrada y cerca de los ríos Los Sauces y Batán.

Un rato antes, durante la caminata de 800 metros desde la base hasta el Refugio del Gaucho, el líder del grupo reveló a sus seguidores que el cóndor es considerado un elemento sagrado y protector para los pueblos originarios que comparten su hábitat con el ave.

Una vez vivida esta gran experiencia, en un nuevo desafío de caminata por la ribera del arroyo Toro Muerto, son los propios visitantes quienes toman las riendas y consultan al guía sobre la ubicación del macizo de Los Gigantes y el cerro Champaquí.

Más cerca de una mina de berilio abandonada, en lugar de aparecer esas icónicas elevaciones de Traslasierra, el paisaje de pastizales se amplifica, esporádicamente agitado por las frenéticas pisadas de un zorro colorado, una vizcacha y una vicuña.

Además de cóndores, en los cerros de Pampa de Achala se pueden observar jotes, aguiluchos y halcones peregrinos, entre otras aves.

De repente, el vuelo zigzagueante de otra enorme ave con las alas abiertas despierta estrepitosos latidos entre los expedicionarios. Pero, esta vez, no es el cóndor sino un halcón peregrino un tanto errático, que parece dirigirse a refrescarse en el aire puro que rodea una cascada.

El nuevo escenario toca la fibra más sensible de los turistas, empeñados en rescatar otras postales únicas del Valle más tarde, cuando el atardecer les regala sus mágicos colores.

Y ahora, sin previo aviso, los cóndores están allí, revoloteando casi al alcance de la mano en busca de las corrientes térmicas de aire cálido. Como una pareja de bailarines engrasados ​​que se alejan y dan la vuelta, dan vueltas y, mientras ajustan la vista, se agachan para picotear los huesos de cadera de vaca esparcidos por el suelo pedregoso.

El adulto de plumaje negro y cuello blanco despliega sus alas hasta exhibir su imponente figura de más de tres metros de largo, mientras que el ave más joven -de cuerpo pardusco- lo imita sin esfuerzo, para terminar su función de planeadores en tándem y renunciar. el protagonismo a otros cóndores que desfilarán a lo largo de una hora y media.

(Fuente: news.eseuro)

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Más noticias
Últimas noticias