martes 19 de octubre de 2021    | Cielo claro 3.2ºc | Merlo, San Luis

Panorama político

Elecciones en Villa de Merlo: La encrucijada del PJ y la UCR

lunes 27 de septiembre de 2021
Elecciones en Villa de Merlo: La encrucijada del PJ y la UCR

Recalculando. Así están tanto la UCR de Villa de Merlo y Fuerza San Luis después de las PASO del 12 de septiembre, mientras que el sector de Unidos por San Luis, espacio político que responde al senador Nacional, Claudio Poggi, ruega para que el comportamiento electoral en noviembre no se altere y puedan salir triunfantes de nuevo.

El oficialismo local pone en juego tres bancas en el Concejo Deliberante y aspira a renovar esa cantidad. Para que eso ocurra debería ganar la elección del 14 de noviembre en Villa de Merlo y crecer en un porcentaje significativo con respecto a las PASO.  En las primarias, la UCR cosechó 1416 votos, entre ambas listas de diputados nacionales, el 12,45% de los votos totales. La dirigencia local confía  en que la elección de noviembre “es otra”, donde pesará la evaluación de la gestión municipal y que esa ponderación hará que crezca la cantidad de personas que acompañen con su voto los candidatos a concejales del radicalismo. Es decir, un empuje desde la categoría de concejales hacia arriba y que, además, la lista que encabezan los actuales curules, Matías Herrera y Ana Orlando, se vea favorecida por el corte de boleta. Asimismo, la UCR lleva como diputada provincial a la también actual concejal, Ana María “Titina” Nicoletti, que debe sumar un piso de votos en todo el departamento que supere los 4500 votos para llegar a la legislatura provincial. Pero ¿Qué fuerza electoral puede arruinar esa alquimia electoral? El “poggismo” merlino es la respuesta.

Es que Unidos por San Luis, con el movimiento subterráneo del senador provincial, Sergio Guardia, y la presencia en superficie de Claudio Poggi con sus visitas y caravanas en las localidades del departamento Junín, logró llevarse un triunfo en Villa de Merlo con más de 5300 votos y casi el 47% de los sufragios. Si esa potencia electoral se mantiene, o solo pierde un poco de la inercia y la figura de Poggi logra arrastrar a los candidatos provinciales y locales, el resultado en Villa de Merlo y Junín puede desalinear no solo a la UCR sino también a Fuerza San Luis. Entre esas tres fuerzas, podría ser cualquiera primero, segundo o tercero en las categorías departamentales y locales.

El “poggismo” construyó su triunfo con pocas herramientas: capitalizó el voto de Juntos por el Cambio y descontento por las medidas restrictivas de la pandemia. Ni siquiera pudo completar la fiscalización de la mesas. Sus referentes locales son casi desconocidos para el ciudadano de a pie. Salvo, la exconcejal, Gabriela Mancilla, que encabeza la lista de diputados provinciales y el mencionado Guardia, no hay figuras rutilantes en las listas. Sin embargo, el empuje electoral de Poggi puede coronar nuevos nombres que sumen a la política local y del departamento Junín. Para la UCR y Fuerza San Luis, ese empuje del poggismo podría ser contrarrestado con la debilidad territorial que posee Unidos por San Luis. Desde allí ambas fuerzas políticas tienen chances de licuar votos al ganador de las PASO.

Para el oficialismo provincial, Fuerza San Luis, la elección en Villa de Merlo es una prueba fuego. No solo porque quedó a 15 puntos de Unidos por San Luis en las PASO, -algo así como 1700 votos abajo-  sino porque también representa una prueba que la unidad del peronismo y la suma de partidos aliados tienen la fuerza electoral que expresan o solo se trata de otra alquimia. La elección del 14 de noviembre es un desafío para esas expresiones políticas que se aliaron al peronismo como eje central de Fuerza San Luis, que “rosquearon” por lugares en las listas, pero que ahora deben demostrar que también tienen votos propios. Suman siete los partidos que forman Fuerza San Luis. ¿Qué caudal electoral tiene cada uno? , es uno de los interrogantes. La suerte de la elección de Fuerza San Luis parece descansar más en los nombres de cinco o seis dirigentes, de Merlo y el departamento Junín, que traccionan por trayectoria y territorio, más que por el sello del Frente electoral.

Los votos de las PASO parece ser el piso de votantes, y eso puede ser un dato alentador para Fuerza San Luis, pero fuera de ese porcentaje no hay votantes independientes. Y ese electorado tan esquivo y complicado en Villa de Merlo huye ante acciones proselitistas más cercanas al gran Buenos Aires que a la identidad merlina.  No hay que ser un experto politólogo para saber que esas fórmulas no resultan en Merlo.  Basta con revisar algunas elecciones anteriores para ver los resultados. Si la campaña de Fuerza San Luis se disocia y toma caminos alternativos, su suerte está echada en Merlo: el poggismo con la inercia de las PASO y el oficialismo local con las acciones municipales le pueden propinar una doble derrota.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Más noticias
Últimas noticias