lunes 18 de octubre de 2021    | Cielo claro 17.1ºc | Merlo, San Luis

Literatura

“Las señoritas” de Sarmiento: Historias de un grupo de maestras “heroínas”

lunes 20 de septiembre de 2021
“Las señoritas” de Sarmiento: Historias de un grupo de maestras “heroínas”

Todo empezó una tarde de lluvia. Laura Ramos caminaba por la avenida Juramento, en el barrio de Belgrano, cuando se largó una tormenta. Para refugiarse, la escritora entró al Museo Sarmiento, que nunca había visitado. Entonces no lo sabía, pero ese movimiento improvisado disparó su curiosidad por averiguar cuál fue la relación entre Domingo Faustino Sarmiento y Louisa May Alcott, la autora de Mujercitas. Emprendió un trabajo de investigación monumental del que surgió el libro Las señoritas. Historia de las maestras estadounidenses que Sarmiento trajo a la Argentina en el siglo XIX (Lumen).

Lo primero que vio Ramos en el museo fue una prenda femenina. “Me encontré con un vestido largo colgado. Quedé estupefacta. Era un vestido que podrían haber usado cualquiera de las hermanas March. Era oscuro, largo, con muchos frunces, discreto, cerrado en el cuello, muy del gusto puritano de mis amadas Mujercitas. En la ficha de la pieza había una referencia a los vestidos de las maestras que Sarmiento había traído a la Argentina”, contó a LA NACION la autora de Infernales, la biografía de las hermanas Brönte publicada por Taurus.

“Unos meses después fui a Concord, un pequeño pueblo cerca de Boston donde vivió Alcott. Estaba muy interesada en su vida, en su obra y en su círculo de amistades: Henry David Thoreau, Emerson, Hawthorne y las hermanas Peabody. Una de ellas, Sophie, estaba casada con Hawthorne y vivía en la casa pegada a la de la familia Alcott. La hermana de Sophie era Mary Peabody, viuda de Mann, la gran amiga de Sarmiento en Estados Unidos que impulsó el proyecto de las maestras. Sarmiento estuvo en esa casa de Concord y allí pudo haber conocido a los Alcott. En la casa de la señora Mann, sobre la chimenea, había un retrato de Dominguito, el hijo adoptivo de Sarmiento, muerto en la batalla de Curupaytí en la Guerra de la Triple Alianza. Conecté esa historia mientras recorría las casas de Alcott y Hawthorne, ambas convertidas en museo. Así, vi que Sarmiento, que para mí representaba la historia argentina, estaba conectado con mi mundo interior y mis lecturas más íntimas. Después de haber escrito una biografía sobre las hermanas Brontë, por la que pasé casi diez años sumergida en la literatura inglesa, mi querida Alcott me proporcionaba un pasaporte para entrar en la historia argentina”.

Para reunir las historias de las más de sesenta maestras que trajo Sarmiento al país, Ramos recorrió universidades de Estados Unidos, donde encontró materiales extraordinarios como cartas y diarios íntimos de las maestras. “Sin proponérmelo, me encontré escribiendo, como una médium, la historia de la vida privada copiada de las cartas de estas muchachas valientes”. De las veinte biografías que logró documentar para incluir en el libro, la escritora eligió las que más la conmovieron o sorprendieron por distintas razones. Estas son las cinco heroínas de Las señoritas.

LA ABUELA DE BORGES

“Creo que el descubrimiento de la abuela inglesa de Borges fue uno de los hallazgos más grandes del libro. Fanny se me apareció por primera vez mientras leía el diario íntimo de la prima de dos maestras que trabajaron en Paraná, las hermanitas Allyn, que nombraba a una señora Borges. Anoté el apellido junto a una lista de nombres criollos para chequear más adelante. Unas semanas después leí en otro diario íntimo, el de la maestra Sarah Eccleston: ‘28 de agosto: La señora Borges, que invitó a Emmie a desayunar…’. Empecé a preguntarme quién sería esa señora Borges, cuando en otra entrada del mismo diario leí: ‘Mrs Borges es una dama inglesa que se casó con un sudamericano’. El pasmo y la agitación que me produjo esa frase me llevó a buscar material sobre la abuela de Borges. Me encontré con que Frances Anne Haslam había vivido en Paraná justo en esos años. Y no solo eso: por los diarios pude saber que Fanny hospedaba a las maestras en su casa.

Haslam había viajado a la Argentina desde Inglaterra en 1868 o 1869, a los 26 años, invitada por su hermana Caroline, casada con un italiano, Giorgio Suárez. Vivían en Paraná. Desde la azotea de la casa de su hermana, Fanny vio al joven coronel Francisco Borges al frente de sus tropas, cuando llegaba a la cuidad. Esa noche, en el baile de bienvenida a los soldados, Fanny y Borges se enamoraron. Se casaron y se fueron a vivir a la guarnición militar de Junín. Después de cuatro años en el fortín, donde tuvo a su hijo mayor, Fanny volvió a Paraná, a casa de su hermana, a tener a Jorge Guillermo, el padre del escritor.

Cuando muere Francisco en la batalla de La Verde, en noviembre de 1874, Fanny tenía 32. Con un niño de dos años y un bebé de nueve meses, decide dar pensión a las maestras estadounidenses que llegaban a la provincia. La residencia funcionó en la casona de la Alameda de la Federación número 525. Allí se alojaron, según las cartas que lo atestiguan, fuentes primarias inéditas, Katherine Grant, Myra Kimball y Sarah Strong, tres maestras con historias apasionantes que se cuentan en Las señoritas.

Cuando sus hijos empezaron los estudios superiores –el mayor la carrera militar y Jorge Guillermo, el Colegio Nacional y después Derecho–, Fanny se instaló en Buenos Aires y volvió a dar pensión a maestras. Primero en la calle Libertad 1346 y, después, en Serrano al 2100. Luego de su casamiento, Jorge Guillermo compró el terreno lindero al de Fanny, en el 2135 de Serrano, para construir allí una casa estilo art nouveau, donde creció Jorge Luis. Esa casa tiene una placa que indica que allí vivió el autor de Ficciones. Fanny fue enterrada en el Cementerio Británico de Chacarita, en la misma parcela de Caroline”. (LA NACIÓN)

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Más noticias
Últimas noticias