sábado 19 de septiembre de 2020    | Cielo claro 14.4ºc | Merlo, San Luis
88 nuevos casos positivos de coronavirus en la provincia, 6 en la Villa de Merlo

Sentencia

28 años de cárcel a “Chupete” Palacios condenado por la violación de dos hermanas

miércoles 25 de septiembre de 2019
Condenado

Tras tres años de permanecer detenido y un reclamo permanente de justicia por la familia de las jóvenes abusadas, este mediodía el Tribunal Penal estuvo integrado por Sergio Darío De Battista, Juan Manuel Saá Zarandon y Sandra Elizabeth Piguillem condenaron a Ramón “Chupete” Palacios a 28 años de prisión. Se trata de una dura condena. Lo hallaron culpable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal. Las víctimas son dos hermanas, de 15 y 18 años de edad al momento de la presentación en tribunales (18 y 21 años en la actualidad).

La sentencia del tribunal muestra que no le creyeron ni una sola palabra al imputado, que se presentó como una especie de adalid de la justicia local, por su vinculación con la policía, instituciones y bomberos. Hasta fue condecorado por su ayuda a las fuerzas de seguridad. Ese enlace y participación como colaborador de la policía hizo que en un primer momento, y tras su detención, se oyeran algunas voces llamativas en su defensa, como también otras voces locales de medios callaron el caso. Ahora, la justicia puso las cosas en su lugar.

SIEMPRE ARMADO

Palacios, de 62 años, es oriundo de la Villa de Merlo. Allí trabajaba como baqueano en actividades turísticas de senderismo por la zona serrana. Los testigos que declararon en el juicio coincidieron en que siempre portaba armas. Una de las víctimas declaró en la primera jornada del debate oral. Allí dijo que Palacios, después de violarla por primera vez, sacó un revólver y amenazó con matarle la madre si hablaba del episodio. La niña en ese entonces tenía 9 años.

Previo a conocerse la decisión judicial, las partes realizaron sus alegatos. El fiscal de Cámara, Mario Zudaire, pidió en su alocución que Palacios fuera condenado a 25 años de prisión.

El funcionario del Ministerio Público argumentó que los informes de Cámara Gesell, los exámenes médicos, las denuncias de las víctimas y la declaración de los testigos en el juicio fueron pruebas contundentes para probar la materialidad de los hechos y la autoría del acusado. La querella, integrada por Diana Bernal y Emanuel Curi, pidieron al tribunal que la pena sea “alta y ejemplificadora”.

Candido Assat, defensor del imputado, había solicitado en su alegación, la absolución de su cliente por el beneficio de la duda porque a su entender el caso poseía una “enorme insuficiencia probatoria”.

EL HECHO

Ambos expedientes datan de los últimos meses de 2016, aunque, según obra en las respectivas denuncias, los ultrajes habrían comenzado años atrás. El condenado era un conocido vecino de la zona, amigo de la familia de las víctimas y compañero de trabajo del tío materno de las adolescentes, motivo por el cual varios testigos refirieron durante la instrucción judicial que el hombre frecuentaba el hogar de las víctimas de forma frecuente.

(redacción / periodico judicial)

Más noticias
Ultimas noticias