La cordobesa que lucha para que no desaparezca su pueblo en Traslasierra
Departamento de San Alberto

La cordobesa que lucha para que no desaparezca su pueblo en Traslasierra

Myriam Reynoso encabeza un grupo de mujeres que lucha para que el paraje La Cortadera (Traslasierra) no desaparezca. Generaron un emprendimiento de producción de quesos y dulces.
21/08/2018

Myriam es una trabajadora campesina del paraje rural La Cortadera, en el Valle de Traslasierra, y lucha junto a un grupo de mujeres  para que su comunidad no desaparezca. Es impulsora del proyecto «Maestras queseras y dulceras», una iniciativa que les permite vivir de su trabajo diario y la producción derivada de la leche de cabra y encontrar un espacio donde reafirmar su identidad y buscar nuevas oportunidades. 

«Somos del Departamento de San Alberto y dependemos del municipio de San Pedro. En La Cortadera somos 45 familias y estamos cerca de los 210 habitantes, queríamos ser comuna, pero los chicos se nos van. Este proyecto es una forma de luchar para que nuestras jóvenes no se vayan, puedan encontrar oportunidades en nuestro pueblo. Desde que lanzamos este proyecto, nuestras vidas han dado un cambio muy grande»; confesó Myriam a El Diario. «Somos cinco mujeres de nuestra comunidad y vienen compañeras de de la Unión Campesina de Traslasierra, nos dedicamos a la producción de quesos y dulces. Y es la primera vez que decidimos las cosas nosotras y nadie nos dice qué hacer. Al principio, no sabíamos hacer muchas cosas, pero aprendimos y logramos cosas para el pueblo»; agregó. 

En La Cortadera, Myriam Reynoso se convirtió en una referente del Movimiento Campesino, promotora de salud en su comunidad y el motor de la escuela campesina que nació en 2011.

«Logramos una entrada de dinero que antes no teníamos, se nos abrieron canales de venta y podemos producir más. Venimos trabajando como queseras desde hace tiempo, trabajamos en nuestras casas y nos juntabamos a fabricar quesos. Cada una, lleva su equipo para fabricar y la idea del proyecto es contar con un lugar fisico donde trabajar. Usamos pantallas solar (porque no tenemos luz) y necesitamos un espacio grande para tener heladeras y poder conservar las leches y los quesos que fabricamos»; precisó durante la entrevista.

Consultada sobre la realidad que vive La Cortadera, Myriam contó: «Mucha gente se muda y nosotros apuntamos a abrir una escuela secundaria para los chicos no se tengan que ir a Villa Dolores o dejen sus estudios en la primaria. 

En ese sentido, el proyecto que encabeza busca mejorar las condiciones de vida de las mujeres campesinas de la región cordobesa, revalorizando su rol como productoras caprinas y como maestras queseras y dulceras. La premisa es mejorar la infraestructura necesaria para la elaboración de sus productos a través del fortalecimiento del espacio de trabajo comunitario que promueve su participación social, política y económica.

«Tenemos muchas necesidades, yo soy promotora de salud y tenemos un dispensario que siempre está cerrado y no viene nadie. Y entonces como comunidad hicimos una salita donde tenemos todos los medicamentos y yo la atiendo en la medida que puedo. Los problemas de salud más frecuentes son el dolor de muelas, la hipertensión y la diabetes. Todo lo que hacemos es para mejorar nuestra calidad de vida»; reconoció.

Myriam es una de las diez finalistas del Premios Mujeres Solidarias 2018 de Fundación AVON y completó: «Estamos todas contentas, yo estoy nominada por todas las mujeres que integran el grupo, pero más contentas estaríamos si llegamos estar entre las cinco finalistas para que nuestro proyecto pueda hacerse». Ingresá a www.fundacionavon.org.ar y elegí a Myriam Reynoso. (Fuente: Diario de Carlos Paz)

 

 

Copyright Infomerlo.com 2020.   Infomerlo.com es marca registrada, protegida por ley ®. Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas.
Tags: