martes 22 de septiembre de 2020    | Nubes dispersas 7.8ºc | Merlo, San Luis

En Córdoba

Crean el Parque Nacional Traslasierra

jueves 22 de marzo de 2018
Crean el Parque Nacional Traslasierra

Pinas es la estancia más grande de la región y alberga más de 220 especies de aves, 35 de mamíferos y 30 de reptiles además del pecarí chaqueño o chancho quimilero, en peligro de extinción a nivel global.

Las tierras fueron expropiadas por el Gobierno cordobés y cedidas a la Nación. Integraban la herencia del político y empresario cordobés Feliciano Manubens Calvet desde hace 37 años; es el reparto de bienes pendiente más importante de la Argentina.

El dinero para la expropiación lo pone Aves Argentinas, una organización nacional, miembro de BirdLife International, que lleva un siglo de trabajo para proteger las aves silvestres y la naturaleza, a través de un donante extranjero. Al Estado no les costará nada.

Juan María Raggio, presidente de Aves Argentinas, remarcó a LA NACION la relevancia de las tierras tanto desde el punto de vista de la biodiversidad como desde la historia. "Hay que destacar que se aprobó por unanimidad por los legisladores cordobeses. De los diputados y senadores nacionales. Nos pusimos el proyecto a la espalda con el apoyo de los más diversos sectores y empujamos el parque con donantes extranjeros. Es una experiencia inédita", explicó.

La estancia primero fue de Lisandro de la Torre, quien vivió allí entre 1926 y 1930. Cuando Manubens Calvet la explotaba contaba con 23.000 animales y 50 kilómetros de vías de ferrocarril propias. Era el latifundio más grande de América latina.

La zona es parte del Gran Chaco Americano, considerada la ecorregión boscosa más grande del continente luego del Amazonas y la más grande de América del Sur en lo referido a bosques secos. Además del pecarí chaqueño, viven las últimas poblaciones de guanacos de Córdoba, osos meleros, lampalaguas y matacos bola.

Al convertirse en parque nacional -el segundo de esta provincia, que ya cuenta con el de la Quebrada del Condorito y, en breve, sumaría el de Ansenuza- se protegerá tanto la biodiversidad como el patrimonio histórico, ya que en el predio hay vestigios de la cultura comechingona. Se perdió una vieja capilla jesuítica por falta de mantenimiento y funciona una escuela pública, llamada Lisandro de la Torre.

Entre las aves que viven en los montes de algarrobos, quebrachos, breas, cardones y chañares, se cuentan algunas en peligro, como el águila coronada, el loro hablador, el carpintero negro y el cardenal amarillo.

Por estar ubicada en una zona con poca agua, la producción agropecuaria se limitó a ganadería de baja intensidad (pocas cabezas por hectárea), lo que terminó contribuyendo, de manera indirecta, a la conservación.

El proyecto de creación del Parque Traslasierra tomó fuerza hace un año, cuando Córdoba y la Administración de Parques Nacionales firmaron un convenio de cooperación. para aplicarlo se constituyó una comisión mixta y un comité asesor con representantes de distintas entidades como Aves Argentinas, Yaku Sumaq y la Universidad Austral.

La ubicación es clave desde el punto de vista de la conservación de la naturaleza ya que conformará el Corredor Biogeográfico del Chaco Árido junto con el parque provincial Chancaní (5.000 hectáreas) y la reserva de uso múltiple Salinas Grandes (196.000 hectáreas).

También tendrá un rol protagónico en el corredor de conservación y turismo del Norte de Córdoba, junto con el futuro parque nacional Ansenuza y el de la Quebrada del Condorito, un área protegida ya posicionada y reconocida por los ecoturistas.

 

Más noticias
Ultimas noticias