Alumno de la UNLC hizo cumbre en el Aconcagua
Fascinante experiencia

Alumno de la UNLC hizo cumbre en el Aconcagua

Se trata de Pablo Sosa que contó con la colaboración de Natalia Belzunce Lagos- alumna y nutricionista- que le preparó el plan alimentario. Ambos cursaron la Diplomatura en Actividad Física y Calidad de Vida en la Universidad Nacional de los Comechingones
27/02/2020

Entrenar con un objetivo tan interesante como hacer cumbre en el Aconcagua (6962 metros) no es una tarea sencilla, pero es ciertamente fascinante.

Un alumno de la Diplomatura en Actividad Física y Calidad de Vida de la Universidad Nacional de los Comechingones, Pablo Sosa (Profesor de Educación Física) con la colaboración de su compañera, la nutricionista Natalia Belzunce Lagos, compartieron esta experiencia maravillosa.

 

Experiencia Aconcagua 2020 

El día 15 de enero entré, con uno de mis alumnos, al Parque Provincial Aconcagua, más precisamente ingresamos por Punta de Vacas que es el acceso al que denominan “ruta 360”.

Nuestro objetivo era llegar a Plaza Argentina a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar y llegar adonde se encuentra Plaza de Mulas.

Atravesamos días muy intensos, de mucho porteo de equipo ya que no contratamos porteadores, de campamento en campamento fuimos avanzando en altura.

Nos encontramos con montañistas de todas las nacionalidades, nos anexamos a expediciones de gente proveniente de diferentes países, franceses, peruanos, ingleses, entre otros y otra expedición argentina liderada por un gran guía llamado Pablo Tapia (con más de 45 cumbres en Aconcagua).

En algunos tramos tuvimos que derretir nieve para poder tener agua, que por cierto cada uno bebía entre 4 a 6 litros de agua por día. Por momentos el viento era insoportable y las bajas temperaturas a la noche incomodaban nuestra calidad de sueño. El día previo a “atacar” cumbre (ir en busca de la cima) estábamos desbordados de ansiedad y emoción.

Al fin llegó nuestro inolvidable lunes 27 de enero, en donde alcanzamos la cumbre desde la base de “Piedras Negras” a 6200 metros sobre el nivel del mar y tras 6 horas extremas en cuanto al viento y al frío llegamos a la cumbre de América de 6962 metros sobre el nivel del mar. Esas horas fueron sinceramente muy peligrosas por las ráfagas de viento y en la zona de “la cueva y la canaleta” se producían derrumbes de roca, la adrenalina en esos momentos era alta, en estado de alerta ante esas anomalías.

Las nevadas han sido escasas, este panorama resultó anómalo para los montañistas ya que había muy poca nieve y se hacía muy dificultoso caminar en el terreno arenoso e inestable.

La sensación es única, sublime y satisfactoria.

El sentir interiormente que el humano no tiene límites y que lo que se propone lo puede lograr.

“Yo creo que subir montañas es de lo más noble que podemos realizar, estar y ser uno con el todo manifiesta las fuerzas más sensatas que poseemos”.

(Por el atleta Pablo Sosa, alumno de la Diplomatura Universitaria en Actividad Física y Calidad de Vida de la UNLC 2019). Recibirá el certificado de Diplomado Universitario en Actividad Física y Calidad de Vida, primer posgrado de la Universidad Nacional de los Comechingones. Profesor de Educación Física. San Luis capital. Organizador de las carreras “Potrero corre”). 

 

Nutrición en la Expedición

 

Acompañar a los atletas, representó un gran desafío para mí, determinar el “timing nutricional” para cada día, pensando desde el punto inicial el contexto de la expedición.

El objetivo fue diseñar estrategias nutricionales que sean viables, fáciles de transportar (en la relación peso y conservación) y que pudieran ser útiles para la recuperación óptima.

Uno de los factores claves es la hidratación, factor esencial para que los atletas no padezcan descompensaciones, considerando la altura a la que se exponían.

 El agua es un nutriente esencial, su deficiencia puede producir un desequilibrio en el organismo y producir descompensaciones graves.

Por esta razón, se utilizaron sales de rehidratación; las mismas son prácticas y fáciles de restituir, considerando también que si la nieve escaseaba se debía compensar la pérdida diaria de electrolitos (sodio, potasio, cloro).

En referencia a las comidas, se estableció un timing nutricional de comidas y colaciones según la estimación de la duración / distancia de la caminata de cada día.

El almuerzo se basó principalmente en comidas liofilizadas; las mismas se reconstituyen solo con agua caliente, es una alternativa rápida y que no adiciona peso.

Los alimentos para las colaciones, estuvieron integrados por barras de cereal, granola, sopas deshidratadas principalmente. También se utilizaron alternativas como albúmina en polvo para enriquecer, leche en polvo, geles, galletitas saladas.

Me interesaba principalmente que pudieran llevar dentro de la variedad de alimentos, los mejores en cuanto a composición, para evitar cualquier tipo de malestar gastrointestinal en los días de expedición. Considerando que una descompensación puede alterar la planificación de la expedición.

En el caso de Pablo Sosa, veníamos de un desafío muy grande en diciembre que fue “EL CRUCE” con un total de 100 km en 3 días. Por esta razón, insistí en la recuperación con alimentos protectores, ricos en hidratos de carbono, proteínas, antioxidantes y suplementos específicos. Además de su condición física, y las adaptaciones con que ya cuenta por ser una persona entrenada, la nutrición ayudó a que pudiera culminar ambas pruebas de la mejor forma posible.

La planificación nutricional fue consensuada en conjunto con los atletas, porque si bien se puede desarrollar un plan específico para este tipo de actividad, si no es realizable por el atleta, la estrategia no funciona, por eso siempre debe adecuarse la nutrición a cada individuo.

 En esta ocasión pudimos contar con el apoyo de unas barras de cereal y granola, una marca creada por una nutricionista, estos alimentos cuentan con una composición justa de proteínas e hidratos de carbono. 

La nutrición es el entrenamiento invisible para cualquier deporte y es esencial para lograr tanto el mejor desempeño deportivo como la consecución de hábitos saludables necesarios para tener una calidad de vida que permita una vivencia armoniosa en su contexto cultural, y de logro de los objetivos y aspiraciones sociales y emocionales.    

(Por Natalia Belzunce Lagos, compañera de Pablo Sosa, alumna de la Diplomatura Universitaria en Actividad Física y Calidad de Vida 2019 de la UNLC. Licenciada en Nutrición. MP 7578 Posgrado Nutrición Deportiva. Tesista Esp. Clínica Metabólica Maza).

 

Las claves que debe tener un deportista para lograr este objetivo son:

-Pasión por la aventura

-Condición física adecuada.

-Preparación física específica

-Preparación técnica específica

-Preparación mental para resistir la dureza del clima, la falta de oxígeno, los síntomas de las adaptaciones fisiológicas al esfuerzo y a la altura y las largas jornadas.

-Una planificación alimentaria individual e hidratación como pilares básicos para cumplir el objetivo. 

Datos históricos:

El cerro Aconcagua es la mayor elevación de los Andes y del continente americano. Se encuentra íntegramente en Mendoza. El primer ascenso lo realizó el suizo Matthias Zurbriggen en 1897. La primera mujer en hacer cumbre en el Aconcagua fue la francesa Adriana Bance, el 7 de marzo de 1940.

 

 

Copyright Infomerlo.com 2020.   Infomerlo.com es marca registrada, protegida por ley ®. Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas.
Galería